Educación Holística - La verdad más allá de las formas

  ¿De qué va todo esto?



La arquitectura de un ser es una colosal tarea que todos y cada uno debemos hacer mientras por el camino descubrimos nuestra real naturaleza y retornamos al lugar de donde un día fuimos emanados.

Sabido este concepto simple y confuso para las primeras etapas evolutivas de un animal racional, y de fácil comprensión para los que se hallan iniciados en la iluminación, aquí os presento de forma organizada un complejo trabajo de recopilación y organización de múltiples herramientas para lograr una buena escalada por la más alta y difícil montaña que jamás os hayáis enfrentado.

Aludiendo a la mitología griega, la ascensión al monte Olimpo. Haciendo eco a la religión budista, la senda hacía la luz. En la religión cristina, despertar el cristo interno. En otras palabras, hacer florecer la semilla divina que todos tenemos dentro.

En algunos casos la semilla está tan oculta debajo de alquitrán que no se sabe dónde buscar (se encuentra en periodo de hibernación), en otros seres en cambio ya empieza a brotar pequeñitas ramitas (primavera), en otros la planta ya se haya anclada, pero aún no tiene posibilidades de florecer porque no se riega debidamente. Quiero decir con esto que cada uno ya tiene parte del camino hecho, posiblemente en otros planos y/o previas existencias físicas corpóreas.

Me gustaría expresar la idea que cada uno dentro de su corazón tiene un cuerpo superior estado evolutivo por este camino (el alma le llaman algunas religiones), personalmente me gusta llamarlo el cuerpo superior del yo-soy, una célula de la divinidad…

Intento hablar de algo conocido como la comunión simbiótica total con el todo. De evolución en realidad, la verdadera evolución personal, un camino de superación y avance hacia una vida sin límites. Un trabajo de estudio y aprendizaje extremo. Una comprensión del cielo y del infierno en el interior de todos nosotros. Del conocimiento de todo el universo como un ente evolutivo vivo a todos los niveles y escalas, una realidad oculta a ojos nublados que solo se desvela a quien ha aprendido a mirar más allá de las formas, a quien es capaz de ver las esencias para llegar a los ideales puros que mueven esta colosal y perfecta maquinaria.





Un trabajo de comprensión de las leyes que rigen la vida y el sistema, un estudio de las causas que hay detrás de los efectos en todos los planos y dimensiones. Una comprensión total de todo que nunca vendrá de un estudio mental, algo que ninguna ciencia o filosofía jamás podrá comprender por su tamaño y complejidad, algo que solo puede ser comprendido a través de la meditación y la evolución del ser  en un trabajo interior. Algo que nadie os podrá hacer comprender, salvo nosotros mismos con un trabajo interior.

El secreto a desvelar es simple, comprender la fuerza que todo creó, un ideal puro de una complejidad incognoscible y muy bien entrelazada idea, que podríamos llamar AMOR. Pero no como un sentimiento o la mente quiere hacer creer que es el amor, sino como una fuerza motora de todo lo que se ve y de lo que existe pero el ojo no entrenado no llega a ver. Y no me limito solamente al ojo físico, me refiero al ojo mental también en esta ocasión. Algo que solo se ve a través de la singularidad individual (el ojo) del corazón.

Podría extenderme largo y tendido, pero si esta breve introducción sobre el proyecto os ha interesado, o por lo menos sorprendido, organizado debidamente hay un extenso material (a modo de herramientas) para iniciar el más largo y complejo camino que jamás os podáis llegar a imaginar. Donde se aprende a caer y a perderse, para encontrarse y levantarse tanto y tan seguido, que la vida que hasta ahora habéis vivido os parecerá una broma de mal gusto. No pretendo que creáis estas líneas, si estáis dispuestos, las experimentareis.

Como veis la información no tiene orden ni índices, pues no se trata de algo lineal, pues no hay un único camino. Simplemente se haya organizada en árbol (el árbol del conocimiento cuyo fruto es la manzana con forma toroidal), con nodos y ramas (carpetas y archivos). Vosotros sois ahora, la semilla de ese árbol, el nodo X que hay que sumar el camino y ramas ya previamente estudiadas y comprendidas.

Que vuestro yo interno os guie por el recorrido y halléis los documentos de la forma que podáis comprender la realidad en un correcto camino de en dificultad ascendente. No queráis empezar la casa por el tejado, porque aunque haya las tejas en este website, sin una base sólida, una simple brisa puede desmoronar todo el trabajo realizado.

No olvidéis disfrutar por el camino, y experimentar todo lo aprendido (ese es el secreto de la educación holística) y bienvenidos de forma consiente al juego que lleváis mucho jugando, sin saber que erais jugadores de él, el juego dhármico, el secreto de la vida.

Desde vuestro interior, nos vemos al final del camino! Bendiciones! Recordad que el camino se diseñó pensando en la eternidad, no os lo toméis ni muy en serio ni a la ligera. Un abrazo.